Actualidad

3 tipos de negocio para invertir en franquicias en el 2022 (y una reveladora encuesta sobre el futuro)

02 . February . 2022

La mayoría de franquiciadores y franquiciados aprendió a adaptarse y decidieron reinventarse para continuar con sus operaciones.

Invertir en franquicias siempre ha sido un buen negocio, aunque un poco cerrado por los altos montos requeridos, así como las especificaciones y requisitos a cumplir. Pero eso cambió durante la pandemia y hoy, es más fácil y accesible elegir alguno de los nuevos modelos que están disponibles en el mercado.

Lo primero que se debe recordar es que una franquicia es un tipo de negocio que se basa en un contrato mercantil entre dos empresarios independientes, mediante el cual, el dueño de la marca (franquiciador) le cede a otra persona o empresa (franquiciado), el derecho a explotar un modelo de negocio en un mercado, durante un plazo determinado, a cambio de una contraprestación (canon) que por lo general, es un porcentaje de las ventas.

Actualmente, las franquicias forman parte de los modelos de negocios con mayores resultados y muchas marcas conocidas a nivel mundial, adoptaron el modelo para expandir su presencia en docenas de países, de una manera sólida y eficaz. Mientras tanto, la principal ventaja para el franquiciado es que no comienza un negocio desde cero, sino que adopta un tipo de empresa ya montada, con productos, imagen y clientela.Actualmente, las franquicias forman parte de los modelos de negocios con mayores resultados y muchas marcas conocidas a nivel mundial, adoptaron el modelo para expandir su presencia en docenas de países, de una manera sólida y eficaz. Mientras tanto, la principal ventaja para el franquiciado es que no comienza un negocio desde cero, sino que adopta un tipo de empresa ya montada, con productos, imagen y clientela.Antes de compartir las nuevas tendencias en franquicias, vale la pena mencionar que uno de los pilares de la reinvención de este tipo de empresas se basa en la implementación de protocolos sanitarios para evitar la propagación del covid-19.

Por lo tanto, fue necesario reconceptualizar la forma de vender, rediseñar la compra del cliente, revisar la experiencia y los beneficios esperados e impulsar los cambios que exige la nueva realidad.

Las nuevas tendencias

Los modelos de alimentos: son los que históricamente han tenido el mayor número de franquicias, pero fueron de los más golpeados durante la pandemia por las restricciones de aforo y circulación. De ahí vienen algunos de los cambios en cuanto a horarios de atención y envío de pedidos a domicilio.

Sin embargo, aún siguen dentro de las tendencias que marcarán el próximo año, con la salvedad de que tendrán éxito los que ya hayan digitalizado sus procesos a través de sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP), que incluye manejo de inventario, facturación electrónica, atención al cliente de manera virtual, envío rápido, formas de pago seguras, etc.

Otro punto es la robotización de algunos procedimientos e incluso, la integración de la Inteligencia Artificial. O sea que el servicio ya no se limita a vender por medio de la imagen y la calidad de alimentos, sino que debe ser más integral y 100% digital.

La segunda tendencia son los negocios que ofrecen servicios personales como gimnasios, centros de enseñanza, cuidado de la salud y academias de idiomas, entre otros. Esto implica tutoriales, lecciones interactivas, consultas por videoconferencia, etc.

Y la tercera son los servicios para el hogar como fumigación, decoración de interiores, limpieza de espacios y muebles, desinfección de áreas, reparaciones y otras actividades que se pueden tercerizar.

Mayor exigencia

José Roberto Fernández, socio fundador y director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Franquicias (AGF) comentó que se han detectado cambios en el perfil de los franquiciados:

Son más sofisticados y están conscientes de los cambios de hábitos que la pandemia provocó en los consumidores.

También están más alerta sobre todas las necesidades digitales que resultan fundamentales para que los negocios sean rentables.

Otra variante que marcó la crisis sanitaria consiste en los modelos híbridos que se han adoptado en todo tipo de empresas y las franquicias no son la excepción, porque deben adaptarse simultáneamente al mundo físico y al digital, aunque la experiencia debe ser una sola.

“Las nuevas generaciones ya no se acercan tanto a los centros comerciales, viven en un mundo más digital y por esa razón, el comercio electrónico también está viviendo un buen momento porque los negocios comprendieron que debían estar presentes en ese canal”, comentó Fernández.

Entonces, ya es imperativa la simplificación de la operación a través de la digitalización; monitorear las nuevas iniciativas de mercadeo; redefinir la comunicación interna y externa; reducir gastos; realizar ajustes laborales; y generar nuevas fuentes de ingresos.